¿POR QUÉ?

magallanes
José María Magallanes y Albero del Raigal

Traemos a nuestra web el artículo recopilado por nuestro socio y miembro de la Junta Directiva de esta AHDV, Don Antonio Rodríguez Basurto, de Doma Vaquera de Verdad, de fecha 29 de julio de 2013.

¿POR QUÉ?

Esta pregunta es vital para cualquier actividad que hagamos en nuestra vida. Y también lo es en nuestra doma.

Vemos a menudo caballos entrenando con este o aquel chisme, con distintas martingalas, a menudo ideadas por el propio jinete exclusivamente para su uso personal, caballos vendados con 30 grados en el ambiente, mezclas de chismes vaqueros e ingleses, algunos de efecto contrario, ejercicios que se hacen de forma mecánica sin buscar un fin concreto y binomios que podrían tener mucho futuro pero que están estancados por no saber qué objetivo es el que hay que alcanzar.

Es aquí donde la pregunta, ¿Por qué?, toma toda su importancia. El jinete o domador tiene que preguntarse siempre por qué hace todo lo que hace, por qué debe usar éste o aquel arreo, por qué necesita realizar un determinado ejercicio, o por qué un caballo va bien de esta manera y no de otra. Siempre debemos ser jinetes reflexivos en nuestro entrenamiento y monta diaria. Debemos pensar las causas que tiene cada problema y las consecuencias de realizar esta o aquella acción. Sólo así podremos entender cual es el camino correcto y no daremos palos de ciego en nuestro aprendizaje.

Como ejemplo más claro está la costumbre de colocar al caballo demasiado pronto. Esta costumbre viene debido a que todos o casi todos sabemos que el caballo debe llevar su cara recogida y con la nuca en el punto más alto. Pero si preguntamos el motivo de esa colocación, pocos nos darán una respuesta satisfactoria. Algunos admitirán que no lo saben, otros que es para que vaya más guapo, y otros nos justificarán que en vaquera tienen que ir así, sin plantearse el orígen de esa “obligación”.

De ahí vienen muchos jinetes que se fijan en la colocación como objetivo a alcanzar cuanto antes mejor y no comprenden que ésta viene de un equilibrado del animal que baja su grupa aligerando sus anteriores a través de un dorso flexible y conectado, lo cual hace que el propio animal se coloque casi de forma automática. La única forma de que trabaje en equilibrio y reunión es ésa, y de ahí viene la necesidad de la colocación. Pero como consecuencia de ese trabajo de equilibrio y reunión previo, no porque tenga que ser así por decreto.

Sólo comprendiendo el por qué de esa colocación entenderemos la necesidad del trabajo previo y la colocación cumplirá su función porque viene determinada por una serie de causas previas que hacen que sea una consecuencia de un buen entrenamiento y no de un uso indiscriminado de chismes que sólo sirven para forzar al animal a adoptar una posición fija sin beneficio gimnástico alguno.

(Doma vaquera de verdad)

LOS JINETES VAQUEROS NUNCA MUEREN.

Amen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s